domingo, 28 de octubre de 2012

Mi perro comió veneno


Es muy común la llegada de pacientes que ingirieron veneno a la clínica veterinaria.  Las circunstancias más comunes en que esto se da son:

Fumigaron para plagas de jardín y el perro estaba presente o salió sin dejar pasar tiempo suficiente al jardín. El más común y más peligroso: caracolicida.
El perro encuentra veneno para rata/ratón que fue colocado en un lugar a donde él tiene alcance y simplemente lo ingiere.
El perro sale solo a la calle y come veneno de algún parque. Lo más común veneno para rata/ratón.
Algún vecino o persona envenena a nuestro perro porque le resulta “molesto” acto que para mí no tiene nombre y esa persona debería ser penalizada.
Estas son, para ser breve, las circunstancias más comunes en las que un perro ingiere veneno.  Los venenos son altamente tóxicos y si no se toman las medidas necesarias de inmediato terminarán con la vida de nuestra mascota.

Lo primero que debemos hacer es llamar a nuestro médico veterinario y avisar que estamos en camino. No debemos perder tiempo ya que cada minuto es importante para que el médico pueda actuar y así salvar a nuestra mascota. Si tenemos el envase o etiqueta del veneno que consumió  es muy útil que se lo llevemos.  Si estamos presentes en el momento en que el perro come el veneno (es decir, que lo acaba de ingerir) es muy útil provocar el vómito colocando un poco de sal debajo de la lengua. Nunca se debe administrar ningún liquido vía oral (aceite, leche, agua tibia, etc.) ya que solo vamos a lograr complicar el cuadro aún mas. Un animal asustado y con síntomas de envenenamiento difícilmente podrá tragar líquidos, así que lo que va a pasar es que terminaremos generando una neumonía por falsa deglución,  ya que el líquido será respirado y se irá a los pulmones. Esto es muy peligroso ya que el médico deberá tratar dos cuadros diferentes empeorando así el pronóstico.

Los signos más importantes son  dolor intenso, vómitos, nauseas, salivación excesiva, presentar delirio, colapso o inconsciencia. Problemas de respiración, y según el tóxico, presentar parálisis y convulsiones. Otros contraen las pupilas o las dilatan. Cualquier signo de trastorno o funcionamiento anormal de un animal, hasta ese momento sano, puede ser indicación de intoxicación. Es por eso que debemos estar siempre muy atentos. Es importante tener un número donde podamos ubicar a nuestro médico veterinario las 24 horas del día. No perder tiempo y acudir apenas se presente el primer signo. Es recomendable que un perro que ha sufrido un envenenamiento se quede internado por lo menos 24 horas para ser observado ya que los ataques suelen reaparecer después de horas y deben ser controlados por su médico. También debe recibir fluido terapia.

Para prevenir estas situaciones debemos tomar las siguientes medidas:

Nunca dejar que nuestra mascota salga a “pasear” sola.
No permitir que coma nada en la calle y/o parque.
Cuando se fumiga un jardín es necesario retirar a nuestra mascota de él y regarlo completamente por lo menos dos veces para que sea más seguro.
En caso de fumigar la casa también hay que retirar a las mascotas el tiempo  que indique el envase del producto.
Nunca dejar venenos al alcance de nuestras mascotas.

fuente: rpp

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright © Mascotas en casa | Theme by BloggerThemes & frostpress | Sponsored by BB Blogging